#Trabajo colaborativo en el aula: cuatro ejemplos de uso de Padlet con alumnos de Secundaria.

       Hace unos meses escribía una entrada presentando la herramienta de trabajo colaborativo Padlet acompañada de una experiencia de uso con profes en una sesión de formación. En la entrada de hoy compartiré diferentes experiencias de uso de esta herramienta de trabajo colaborativo con alumnos de Secundaria. Todas ellas tienen en común crear un espacio para los alumnos en el que poder compartir el trabajo o la tarea desarrollada por todos. El resultado es un tablero cuyo enlace publicamos en @colgandoclases el perfil de Twitter que tenemos como microblog de aula.


1. Espacio para LLUVIA DE IDEAS:
En esta primera experiencia, Padlet nos sirve de tablero ‘en directo’ para que los alumnos (y el profesor) puedan ir compartiendo y viendo ideas o aportaciones que van saliendo de cada grupo. En este caso concreto (Física/Química 3ESO) hablábamos del método científico y de cómo el punto de partida era siempre una pregunta. Así que, por grupos, tenían que pensar preguntas, problemas, cuestiones que pudiesen ser ‘punto de partida’ para el desarrollo de un trabajo científico. Cada grupo utilizando una Tablet o sus propios dispositivos subían al Padlet, previamente creado, esas preguntas. Proyectando el tablero en la PDI del aula podíamos conocer, comentar, mejorar en directo las aportaciones de todos.



2. Espacio para CORRECCIONES COLABORATIVAS:

En esta segunda experiencia, Padlet nos sirve como espacio compartido para consultar una batería de ejercicios corregidos. En este caso (Matemáticas 4ESO) los equipos tenían que resolver una serie de problemas de triángulos de forma cooperativa. A cada grupo se le asignaba, al final, uno de esos problemas para que, una vez terminado y revisado y en una hoja aparte, fuese subido a un Padlet, de forma que ese tablero contendría al final todos los problemas propuestos resueltos y listos para consulta.



...otro tablero en la misma línea que el anterior aunque en este caso se les pedía que los ejercicios estuvieran explicados utilizando técnicas audiovisuales:


3. Espacio para EXPLICACIONES COMPARTIDAS:

       Inspirada en la técnica de Grupo de Expertos, en esta tercera experiencia, Padlet nos servirá de lugar de intercambio de explicaciones. Los alumnos repasan las distintas partes de un tema (o aprenden unas nuevas) con lo subido al Padlet. En este caso (Matemáticas 4ESO) a partir de ejercicios resueltos se explican entre ellos las distintas operaciones con polinomios. A cada grupo se le asigna una operación de la que se hará experto y, a través de un ejemplo resuelto y explicado, se la recordará a los demás. El producto, elaborado durante la sesión de aula, quedará subido en el tablero y accesible a  todos.


4. Espacio para SEGUIMIENTO DE PROYECTOS O ESCAPARATE DE LOS MISMOS:

       En esta cuarta experiencia la función de nuestro tablero es doble: por un lado permite al profesor tener un único espacio para hacer el seguimiento, por ejemplo, de los blog de un proyecto y a los propios alumnos consultar, ver y opinar sobre el trabajo que están haciendo sus compañeros. En este caso (Economía/Matemáticas/Plástica 4ESO) los grupos tienen un blog en el que van afrontado los supuestos del proyecto #unañoenlavidade. Desde el inicio suben al tablero los enlaces a los blogs para que tanto profesor, como compañeros puedan seguirlos y consultarlos.



...he aquí un ejemplo más de tablero pensado para hacer seguimiento de proyectos...


   Estas son algunos ejemplos pero seguro que se nos irán ocurriendo más posibilidades para esta interesante herramienta...

#Las paredes del aula como portfolio de la acción tutorial ("si no puedes tirarlas, aprovéchalas").

   La redefinición metodológica de la tarea de aprender (y de la de enseñar) acaba sí o sí por una redefinición, en nuestros centros educativos, de los espacios y tiempos... Sabemos que el aprendizaje va más allá de las paredes del aula (e incluso de las del propio centro) y por lo tanto se hace necesario salir de ella para crecer: espacios abiertos, diáfanos, flexibles, tabiques de quita y pon... Esta sería, entonces, la mutación definitiva, consecuencia de un cambio de filosofía incompatible con la estructura espacio-temporal actual. Mientras no llega ese momento, o mientras no nos atrevemos a dar tamaño salto, o mientras el dinero dé para lo que dé, seguiremos confinando las sesiones entre cuatro paredes. Entonces llega la pregunta: ¿qué hago yo, entretanto, con esas cuatro paredes?... pues: "si no puedes tirar las paredes del aula, aprovéchalas". Y aquí va mi sugerencia y mi experiencia: "las paredes del aula como portfolio de la acción tutorial".

https://www.genial.ly/View/Index/58997cf119993c0878231342
Pared principal de aula al final del curso pasado
    Cuando hablamos de acción tutorial nos estamos refiriendo, entre otras muchas cosas, a esos momentos específicos que dedicamos a trabajar con nuestros alumnos dimensiones como aprender a ser, aprender a convivir, aprender a aprender, aprender a decidir... Es verdad que, probablemente, todos las introducimos (o deberíamos) en nuestras áreas, pero, además, en muchos centros se dispone de un tiempo específico para que tutor y grupo, a través de dinámicas u otras actividades, aborden estos aspectos de una forma específica. En mi caso, hora y media a la semana aproximadamente  (10' diarios al entrar, más una sesión semanal de 50'). Los diez minutos no dan para mucho, así que los dedicamos a micromomentos como los sugeridos de forma simbólica en el post #QuickEDU, una 'app' para poner en forma nuestro Ser, pero las sesiones de 50' son mucho más jugosas. Y de esas sesiones salen, en ocasiones, productos de aprendizaje al igual que en cualquiera de nuestras materias. Algunos son productos individuales, otros de equipo, otros de grupo grande... Una reflexión en un papel, un dibujo, una imagen, un cartel, una frase, un objeto simbólico... Todo huellas que dejan señales de su crecer como persona o como grupo a lo largo del curso. La propuesta, pues, es muy sencilla: aprovechemos las paredes para que se conviertan en diario o portfolio de ese crecimiento personal y grupal. De forma organizada, secuenciada, estéticamente agradable con la inestimable aportación del tutor vamos construyendo, entre todos, un gran mural/collage con todos esos productos que van saliendo de algunas de las sesiones de tutoría y que se convertirá, al final de curso, en la huella dactilar del grupo. La sensación del aula pasará a ser la de un espacio propio, personalizado, que habla del grupo y de parte de su historia a lo largo del curso como esa habitación de adolescente que con sus posters, fotos y otros objetos acaban siendo un reflejo de su ser.

Pared principal de aula a mitad de curso actual
    Aprovechando la potencialidad de Genially os dejo esta sencilla presentación que, con algo más de detalle, desgrana el origen, sentido de algunos de los elementos que conforman la pared principal de aula de la foto inicial de esta entrada.